El chicle de Analía PALOMA

En el día del casamiento de analía no se pudo sacar el chicle de su zapato, ella estaba muy triste. Luego bailaron, charlaron y se rieron con sus amigas. Esto la ayudo a que se olvidara la preocupación por el chicle.

 

Al día siguiente Analía y su marido durmieron un montón, estaban muy cansados. Finalmente se despertaron. Se cambiaron y Analìa miró su zapato, se acordó del chicle y se puso muy triste. Su marido trató de ayudarla y le dijo que iban a ir a comer y después a algún negocio a ver si la podían ayudar. Fueron a comer y le pasaron muy bien, luego de eso se fueron al negocio, le dijeron a la señora que atendía si los podía ayudar a despegar el chicle.

Les dijo que sí y se lo sacó con una maquina. Analía estaba muy contenta y le agradeció a su marido y a la señora.

FIN

Esta entrada fue publicada en Paloma 2014, Prácticas del lenguaje 2014. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *